Cómo construir una casa ecológica y autosuficiente

Cada vez estamos más concienciados de la importancia de preservar nuestro planeta. Y esto se hace visible en muchas acciones cotidianas como el reciclaje, los hábitos de consumo más sostenibles o medidas de ahorro energético doméstico. Del mismo modo, el interés sobre cómo construir una casa ecológica y autosuficiente se ha incrementado de forma significativa en la última década. Un modelo de vivienda respetuoso con el medio ambiente se convierte en una alternativa, no solo viable, sino cada vez más atractiva a la hora de elegir un nuevo hogar.

 

Ahondamos en el concepto de casa ecológica y cómo construirla paso a paso. Porque, al fin y al cabo, tanto los buenos hábitos de sostenibilidad del día a día como vivir en una casa diseñada con principios de arquitectura bioclimática forman parte de un estilo de vida en sí mismo.

Antes de conocer cómo construir una casa ecológica y autosuficiente

 

Cuando hablamos de casas ecológicas y autosuficientes nos referimos a inmuebles cuyos diseños se basan en los principios de la arquitectura bioclimática. Esta filosofía arquitectónica prioriza el uso de los recursos naturales y de las condiciones ambientales para alzar edificaciones lo más respetuosas posible e integradas con el medio ambiente. Estas son las características principales de las casas ecológicas.

 

Materiales sostenibles

En primer lugar, este tipo de inmuebles se construye con materiales de origen natural, reciclados o que puedan ser reciclables. En función del sistema constructivo empleado se recurre a diferentes componentes como la madera, la tierra, la paja o materiales reutilizados, entre muchos otros.

Fuentes de energía

Existen múltiples alternativas de energía limpia, algunas de las más comunes son la fotovoltaica, solar térmica, biomasa, eólica y aerotermia. Asimismo, los sistemas de almacenamiento de energía son un complemento muy útil para asegurar el suministro de electricidad en el hogar en caso de fallo del sistema o ausencia de las condiciones climáticas necesarias (sol, viento).

Eficiencia energética

Factores como la orientación para conseguir una incidencia óptima del sol, la colocación de las ventanas para una ventilación natural correcta o sistemas de aprovechamiento del agua son aspectos cruciales para un uso eficiente de los recursos naturales.

 

Es el caso de las Passive Houses, un término acuñado en Alemania en la década de los 80 para definir un tipo de construcción donde las casas son diseñadas concienzudamente para conseguir el mínimo consumo energético –o nulo si es posible– aprovechando al máximo el calor del sol para satisfacer las necesidades de calefacción.

 

Diseño

El mundo del diseño arquitectónico es muy amplio y, además del grado de sofisticación que se quiera alcanzar, siempre está presente el componente creativo. En este sector de viviendas ecológicas, el abanico de posibilidades de estilo es bastante amplio. Desde casas construidas a base de paja o tierra, con la técnica del “superadobe”, hasta módulos prefabricados futuristas construidos con materiales reciclados de alta calidad.

 

Independientemente del estilo, existen una serie de puntos a tener en cuenta a la hora de enfrentarse a un proyecto de estas características. Desde Bluetti, te damos las claves y nuestras recomendaciones para construir una casa ecológica y sostenible.

Pasos para construir una casa ecológica y sostenible

1. La ubicación

Cuando hablamos del lugar para construir una vivienda de este tipo, normalmente nos viene a la mente un entorno rural o aislado. Pero, de la misma manera, una casa ecológica puede perfectamente estar en una ciudad. En cualquier caso, el estudio exhaustivo del área de actuación es crucial para el proyecto de la vivienda. Se trata de conocer bien la climatología del lugar y los recursos naturales próximos que se pueden emplear para alinear la idea de proyecto con el emplazamiento y sus posibilidades.

2. El terreno

Las dimensiones y la tipología de la parcela son otro de los puntos clave para proyectar la vivienda. En muchos casos, el coste del terreno supone casi la mitad del presupuesto total de la casa aunque obviamente, esto dependerá de la ubicación del solar. Aparte del precio de mercado, es importante conocer las características físicas del suelo, ya que dependiendo de su calidad y capacidad portante la partida de cimentación puede encarecerse más o menos.

3. El proyecto

Hoy en día existen muchas soluciones constructivas para diseñar casas ecológicas. Pero partiendo de los principios de la arquitectura bioclimática, el proyecto de la vivienda se definirá basándose en el conjunto de factores que vienen determinados, en gran medida, por la ubicación. Es decir, la casa se tendrá que adaptar, en lo posible, a las posibilidades que el entorno ofrezca. En la fase de proyecto entran en juego aspectos como el estudio de la orientación de la casa en función de la climatología del lugar, la elección de materiales adecuados para conseguir el aislamiento necesario, la distribución estratégica de las ventanas para aportar iluminación y ventilación natural o el diseño de los sistemas de suministro de energía y agua.

4. Los materiales

Siguiendo la filosofía de este tipo de proyectos, la primera valoración que se debe hacer a la hora de elegir los materiales es fijarse en lo que el entorno puede ofrecer. Existen técnicas ecológicas de construcción que emplean materiales como la paja, la tierra o incluso el barro cocido. Muchas veces esta materia prima se obtiene del mismo entorno o de la propia excavación que se hace para la cimentación de la casa.

 

Los materiales de construcción sostenible están en continua evolución y hay múltiples opciones innovadoras. Por ejemplo, para los cerramientos exteriores de casas ecológicas se usa a menudo un tipo de madera que se le conoce en el mercado como madera tecnológica, que se elabora a partir de fibras de madera reciclada, papel reciclado y resina. También existe una gran variedad de pinturas ecológicas o naturales para darle color y proteger las paredes tanto de interior como exterior.

 

Hoy en día podemos encontrar la “versión ecológica” de la mayoría de los materiales comunes que se necesitan para construir una casa.

5. Las fuentes de energía

La ubicación y la climatología de la casa ecológica autosuficiente es determinante para valorar qué tipo de fuente de energía renovable es viable. El objetivo es producir energía a partir de una fuente limpia e inagotable, como por ejemplo el viento, el sol o los residuos orgánicos.

 

Las principales fuentes de energías renovables que se usan para el hogar son las siguientes: energía fotovoltaica, energía solar térmica, biomasa, energía eólica y la aerotermia. En función de las necesidades de la casa y de la viabilidad de un tipo de fuente u otro, se pueden emplear uno o distintos sistemas renovables para el suministro de electricidad.

 

Como parte del sistema de suministro de energía limpia para la casa o como alternativa en algunos casos, se utilizan los sistemas de almacenamiento de energía. Se trata de pequeños módulos pensados para garantizar el suministro eléctrico en el hogar. El funcionamiento es sencillo. Las baterías internas se cargan con energía limpia, ya sea a través de las fuentes de la casa o con placas solares propias para cargar la central eléctrica. Este modelo es una de las opciones que ofrecemos en Bluetti.

Poder disponer de fuentes de energía verde 100% para tu casa ecológica autosuficiente es hoy en día una realidad. Puede suponer una inversión económica un poco mayor que una instalación convencional, pero, el gasto inicial se amortiza fácilmente a medio plazo.

 

¿Casa ecológicas prefabricadas o convencionales?

Las casas prefabricadas, ya sean convencionales o ecológicas, son una solución constructiva muy eficiente, ya que se reducen gastos y tiempo de ejecución de forma significativa.

 

La filosofía de este sistema es que todos los elementos que componen la casa se ejecutan y se ensamblan en la medida de lo posible en fábrica. Luego se transporta hasta el emplazamiento y se monta la casa en un plazo de tiempo muy reducido. Algunas casas prefabricadas se llevan al lugar de la ubicación prácticamente terminadas y, simplemente, hay que fijarla y hacer las conexiones de servicios necesarias.

 

Por otro lado, la manera tradicional de construcción directamente en el lugar, dependiendo de las posibilidades, nos permite aprovechar los recursos disponibles en el entorno y diseñar una casa en armonía con el medio que le rodea. Además, en la mayoría de los casos, la construcción in situ es más económica.

 

Ambas opciones son válidas en lo que a sostenibilidad se refiere, pero en función de la tipología del terreno, el grado de sofisticación que se quiera o del presupuesto, es más conveniente un tipo de construcción u otro.

Hábitos sostenibles acordes a la filosofía de la casa

 

Muchas personas comparten hoy en día un estilo de vida que aboga por el respeto, la protección y el cuidado del medio ambiente. Esa mentalidad se manifiesta de muchas formas distintas, y cada vez está más arraigada. Con la visibilidad y constante evolución  de las alternativas de viviendas sostenibles se abre un camino para la sociedad y nuestro ecosistema. Gran parte de los que compartimos filosofía de vida, nos hemos planteado alguna vez cómo construir una casa ecológica y autosuficiente para vivir en paz y armonía con el medio ambiente. Ahora, es el momento de dar los primeros pasos.